sábado, 2 de septiembre de 2017

Por el ojo de la cerradura

El gran momento de la izquierda en Colombia

Por Tito Mejía Sarmiento

Ya comenzaron a lanzarse como patos al agua, varios precandidatos para las elecciones del 2018, a la presidencia de Colombia, prometiendo lo humano y lo divino, como si la gente “comiera ya de esas carretas”. Y algunos con un cinismo enorme porque después de pertenecer a los partidos políticos que han mancillado durante largos años a los habitantes de la nación, verbo y gracia, Liberalismo, Conservatismo, Centro Democrático, Cambio Radical, Partido de La U., ahora pretenden a toda prueba, recolectar las firmas necesarias para respaldar sus aspiraciones presidenciales. Es decir, otra trampa mortal para nosotros. Bien lo dijo el columnista Felipe Morales Mogollón que “la proliferación de esas candidaturas deja en evidencia que no necesariamente se trata de una alternativa democrática, sino, por el contrario, una forma de pasarse por la faja la normatividad, la ley…”, así que ojo al parche, amigos y amigas, como decimos en el Caribe Colombiano.

Tengo la plena convicción por la crisis de partidos en grado sumo que está atravesando el país con tanta corrupción gubernamental, violencia en las calles, hambre en los hogares…, que ha llegado el gran momento para que un candidato del ala izquierdista llegue al primer solio presidencial.

Los candidatos de la izquierda, solo deben tener táctica política (aunar esfuerzos, dejar las fragmentaciones a un costado) y sobre todo, mucho cuidado con sus vidas para que no corran con la misma suerte de muchos líderes: Gaitán Ayala, Galán Sarmiento, Pizarro LeonGómez, Gómez Hurtado, Pardo Leal, Jaramillo Ossa, Cepeda Vargas  que cayeron bajo las balas asesinas del fascismo, grupos paramilitares y de la propia derecha obstinada de esta nación.

La gran mayoría de los colombianos conoce hasta la saciedad que los partidos tradicionales están sobreviviendo desde varios años gracias a la burocracia, al manejo de las famosas  mermeladas, pero ya dejan mucho que desear como partidos desde el aspecto ideológico y organizativo. Y ni hablar de las primíparas organizaciones políticas que todavía les falta mucha melena para recogerse los  moños.

Repito, ojalá los candidatos de la izquierda colombiana limen unas  pequeñas  asperezas que se están presentando al interior de ciertos sectores en estos momentos, ya que  las posibilidades de triunfo son inmensas. De lo contrario, como decía el famoso locutor Marcos Pérez Caicedo: “A esta vaina se la llevará Pindanga”.  Por algo, Gustavo Petro, Claudia López, Jorge Enrique Robledo encabezan a un año de las elecciones, las encuestas serias y no amañadas de este país.

viernes, 25 de agosto de 2017

Bitácora

De cómo la guerra hiere mortalmente el amor

Por Pedro Conrado Cúdriz

“El profesor Roberto Armenteros estaba leyendo uno de sus libros de muchos días cuando su esposa llegó a avisarle que los hombres de la guerrilla habían sacado a rastras al hijo de Artemio Bogavante de su casa y estaban convocando al pueblo a la plaza para contemplar su asesinato.”

Recuerdo hoy, el inicio de “Cien años de soledad” y de otras novelas que abrieron un universo de plurirelaciones a lectores hambrientos de historias que los conmovieron subjetivamente para continuar sobreviviendo en un mundo de inconformidades reales.

El autor de “Ojalá la guerra…” nos posibilitó ingresar a su mundo para ponernos a reflexionar sobre una historia de amor y de guerra, que al final nos hirió de muerte el alma. ¿Cuántos amores murieron por la ausencia física de amantes muertos de amor o asfixiados por las olas bravas de una guerra sin cuartel en el país? ¿Cuántos amores huérfanos de padres, hijos o amantes? ¿Cuántos amores asesinados por los códigos de la guerra?

Iván Darío Fontalvo es un alivio, o la opción de un milagro en medio de un océano de mediocridades sulfuradas por la muerte del espíritu; una voz muy joven pero también rebelde, que afortunadamente ha terminado apostándole a la escritura y a los libros y no al consumo de cosas inútiles o a las banalidades del dinero y la vida fácil. Todos sabemos lo que le cuesta al escritor construir una novela hecha de la sangre, de la disciplina, de las lecturas y de la propia escritura sin descanso.

Esta es la razón por la que estamos concitados esta noche aquí  por la Alianza Colombo francesa, para celebrar el advenimiento de un novelista extraordinario, capaz de saltar en el tiempo y vivir acomodado en esa indefinible realidad llamada todavía futuro.

Quizá Riba, el personaje jubilado y editor de la novela de Enrique Vila-Matas: “Dublinesca,” pueda vivir tranquilo si asoma sus ojos por estos lares, después de haberse cansado de rebuscar “ese autor tan buscado, ese fantasma…, resistente a publicar libros con historias góticas de moda y demás zarandajadas…”

“Ojalá la guerra…” ha sido escrita con el lenguaje literario de la novela clásica, simple, sencillo, preclaro, sin la intención de complicarle la vida al lector con frases del barroquismo tradicional. Es una historia llana, prima hermana de los ojos lectores que aman novelas como “El abuelo que escribía cartas de amor” de Luís Sepúlveda, o “El viejo y el mar” de Ernest Hemingway, o “El coronel no tiene quien le escriba,” de García Márquez.

En muchas de sus páginas encontré surcos de ironías, que me arrancaban iniciativas de risas en las comisuras de mi boca y que luego se sentaban a reír a horcajadas de verdad en mi memoria literaria; igual es posible encontrar una caricatura de nuestra guerra de mil años, extravagante, deforme, corrupta y gigante como un elefante de la selva virgen de Colombia.

La ironía le quita la máscara a la seriedad de la guerra militar de cualquier bando (“… no permitirá la revolución acciones semejantes de indisciplina…” se lee en la novela, o “La guerrilla aprobó el velorio. Van a repartir tinto con galletas…”), la ironía dije, le quita la máscara de la seriedad a la guerra, porque la guerra o las revoluciones serias, que aspiran a matar opositores blandos o desvalidos, tienen la desgracia de ser igualmente revoluciones o gobiernos criminales.

Esta primera novela del escritor tomasino, asombra por la edad del autor y por el sustrato comparativo que uno pueda hacer con el resto de su generación, y también asombra lógicamente, por el conocimiento que él tiene  de la condición humana, que la revela en una historia de amor, que sobrevive bajo el terror de la guerra y la fascinación de la siembra de una planta de plátano, en la cual la pareja ha colocado la esperanza como una bandera blanca, izada en la mitad del patio, para que todo el mundo conozca que es una siembra de paz:   

“Ambos sonrieron sinceramente. Se lee en el texto escrito. El profesor Armenteros decidió de inmediato que ese día no habría libros para leer. Sólo habría una mujer tarareando una canción, una mañana de brillo grandioso y una flor en desarrollo.” Todo esto por la mata de plátano.

Y en medio de la angustia que implica la guerra y de las discusiones rutinarias del profesor Armenteros e Iveth, su esposa, está la biblioteca, la que siempre ha formado parte de las esperanzas del hombre, y que tanto ama el autor de “Ojalá la guerra…”; ella brilla en la novela con la luz de lo extraordinario, con la luz de la consulta, del alivio, del escape y con la luz del azar.

Y era la biblioteca la que establecía alguna diferencia con el resto de las casas del pueblo. “Pero, escribe el escritor, lo que de verdad la separaba de las del resto era la biblioteca: un cuarto independiente cuyas paredes estaban cubiertas desde el piso hasta el cielorraso de estantes atiborrados de libros de toda clase, de todo tamaño y de diversa calidad.”

Me abstengo de contarles detalles absolutos de la novela, porque quizás opten el olvido por creer que todo está en lo que les comparto. Sin embargo, es pertinente y obligatorio leerla si queremos disfrutar de un autor joven, uno de los mejores entre los escritores menores de cuarenta años, como dijo el autor de “Un hombre destinado a mentir”: Ramón Molinares Sarmiento.

En mi lectura, atisbé la mayoría de las crisis sociales que atraviesa la narración: La crisis de la historia, iluminada por la guerra y los anhelos de paz de la gente, la toma guerrillera y la retoma del ejército,  círculos viciosos de violencia política en aquel pueblo innombrable, que el autor abandona sin nombre a los lectores, la muerte de los vecinos, simbolizada en la ejecución del hijo de Artemio Bogavante y la otra ejecución, la colectiva, la de los 30 guerrilleros, la crisis religiosa, condensada en la falta de fe de la gente y en el suicidio del sacerdote, la infidelidad de la mujer del alcalde, sometida al escarnio público del sexo, y por último, la infidelidad de Iveth, cableada en aquella frase inaugural de ella: “Supongo – dijo controlándose- que también la guerra mata el amor.”  

Para escribir una novela es necesario mentir, convertirse en un mitómano para poder hacer creíble la mentira. Sin ella es imposible el cuento, o en este caso la novela. “En efecto, dice Vargas Llosa, las novelas mienten –no pueden hacer otra cosa- pero ésa es sólo una parte de la historia. La otra es que, mintiendo, expresan una curiosa verdad, que sólo puede expresarse encubierta, disfrazada de lo que no es… (Porque) los hombres no están contentos con su suerte y casi todos –ricos o pobres, geniales o mediocres, célebres u oscuros- quisieran una vida distinta de la que viven. Para aplacar –tramposamente- ese apetito, escribe el autor peruano, nacieron las ficciones.”

Pienso que algo le fastidia al autor de “Ojalá la guerra…”, al joven que todos los sábados comparte silla conmigo en el taller de literatura de La Casa de la Cultura en Santo Tomás. Algo pretende transformar en la vida de sus lectores, quiere a lo mejor afectarnos, zarandearnos, sembrar las semillas de las inconformidades inconclusas. Quiere que no seamos los mismos. Y tal vez tenga razón, porque después de leer “Ojalá la guerra…” algo cambió en mí, quizá la manera de contar una historia, o tal vez la manera de comprender el amor en medio del conflicto armado del país…

domingo, 30 de julio de 2017

Chambacú 2013


Chambacú 2013

Por Edgardo Orozco Pájaro

Un niño de siete años rueda con destreza una silla plástica como si se tratara de una carretilla. La aparca en el frente de aquella maquina imponente, y se trepa con soltura para luego permanecer erguido y con la  mirada frontal hacia la pantalla. Observa fijamente la ranura que aflora en el borde superior derecho de la computadora e introduce la moneda. Espera y se mantiene expectante ante el resultado, pero al final no encuentra otra cosa distinta que la música de ensueño y un  centelleo de luces multicolores  que lo invitan sutilmente a reiniciar la apuesta.
Parece un jugador experto porque comprende el sentido de su derrota y que su vida como tahúr  está condicionada por el dinero.  Ahora da un salto corto para  caer  en el piso, busca  en carrera la salida hasta que desaparece entre los compradores.

Elijo mi pedido de manera rápida a sabiendas que el menú solicitado no ayuda mucho en el control del sobrepeso y mucho menos de la obesidad. Pero estos almuerzos informales se constituyen en una ayuda fundamental para el médico que trabaja ocho horas al día  y que necesita sacarle tiempo al breve espacio del intermedio para acortar al máximo su jornada laboral. Este pequeño recorte posibilita otra jornada de al menos cuatro horas. Todo, con el afán de mejorar los ingresos y poder tener una vida digna, así como lo exige la sociedad.

Aquí todo es diferente e incluso el tiempo corre mucho más rápido que en Cartagena “La Fantástica”, la del Corralito de Piedra, la de Manga, Bocagrande, Marbella y Cielo Mar.  Recordé que las ocho horas de trabajo, aparecieron de manera fortuita, no tanto por las condiciones de miseria del sector  como por la violencia, factor que fue determinante en la génesis de esta comunidad. Nadie puede olvidar la historia de Cartagena, y la historia de Cartagena se encuentra atada de manera inexorable a los negros esclavos, con el cimarrón que se liberó para formar los palenques  y que Chambacú hizo de aquella leyenda.  

Pero una figura infantil, la más diminuta de todas, destrozó la armonía de mi pensamiento. Aquel tahúr pequeñito y sutil, había regresado acompañado con sus ínfulas de victoria. El niño fracasa nuevamente, no obstante, esta nueva derrota es diferente a la anterior. Ahora se muestra tenso y desesperado, repite su descenso de manera mecánica, cayendo al suelo con firmeza, pero se queda estático, buscando entre los compradores desprevenidos la solución a su problema. Abro  mi cartera para pagar el almuerzo de tienda acostumbrado, y es aquí, es este el momento, en que el brillo intenso de sus ojos me captura. Se me acerca con la intención prefabricada, pero se estrella  con la voz de una niña que a mis espaldas me previene advirtiéndome en voz alta: “no le de plata a ese niño porque lo único que hace es jugar todo el día”. Otros niños mayores también están muy cerca de mí, tienen uniforme de escuela y ante los ojos de todos, insisten en ganarle a la computadora.

Salgo de la tienda del cachaco y me encuentro con dos adolescentes que caminan por el centro de aquella carretera solitaria. El calor intenso y el sol canicular del mediodía convertían el asfalto en un material oleoso y maleable, tanto, que las llantas de los carros dibujaban surcos profundos e irregulares que solían desaparecer con el fresco vespertino. Los jóvenes estaban tranquilos y desprevenidos hasta que una moto rugiendo como león enfurecido rompe el silencio del mediodía en mil pedazos. Dos policías se atraviesan en medio de la calle por delante del dúo caminante cerrándoles el paso con el grito “deténganse”. El contraste es total, pues el más alto queda atónito, sembrado en el asfalto, mientras que su compañero sale en carrera por el callejón que tiene en frente.  Dos disparos retumban con magnitud colosal al estar amplificados por las paredes contiguas, sin embargo, el muchacho sigue en su carrera desesperada y logra perderse  entre las casas de zinc y de cartón.  El otro adolescente se había quedado estático en todo el centro de la carretera aceptando sin controversia la requisa policial. Uno de los  agentes lo sujeta fuertemente por la pretina del pantalón  mientras recorre el cinto con su mano derecha y sin demora encuentra un revolver calibre 38. 

El espacio se congestiona por la presencia de agentes motorizados que aparecen de la nada para diseminarse por todo lo ancho de la calle, la búsqueda es implacable y la ocasión es propicia para terminar con el capítulo del “Maluquito”, uno de los delincuentes más peligrosos de la ciudad, con diferentes capturas en su haber y con una capacidad impresionante para matar. Para la justicia en  estos momentos, el “Maluquito” era un prófugo más. La angustia de la comunidad cartagenera era evidente, ningún centro de rehabilitación para niños podía servir de albergue a este adolescente descarriado. ¡La cárcel era la única solución!

Al final de la calle, mucho más abajo, veo a un grupo de agentes  motorizados que le dan con el casco en la cabeza, otros se acercan y hacen lo mismo en clara señal de castigo por el irrespeto. No obstante, la policía actúa con prontitud y recelo. Ellos saben que están pisando territorio vedado y que la reacción ya venía en camino. Una moto incinerada, los gritos de aquel adolescente prófugo  torturado, el aullido de las sirenas y el detonar inconfundible de aquellos disparos al aire para amedrentar a la turba, me señalan  el momento justo de mi retiro.  La gente que se encuentra cerca me recomienda que me recoja: “olívese, doctor”.

En efecto, acato los consejos aunque los interpreto como si fuera un grito de guerra. “Mis colegas también me aconsejaron”, pensé de inmediato.  “Ellos también me advirtieron el peligro  y los  riegos que correría”. Llegué por fin al puesto de salud, pero mientras reinicio la consulta, el temor y el miedo vuelven a aparecer. Era un temor quedo, silente, pasivo… pero que seguía vivo, ahí presente. Es cuando descubro que para la violencia no existe lugar prohibido y mucho menos seguro, y que yo también me encontraba  nadando entre sus  aguas tormentosas.

Miro mi bata blanca, “está contaminada”, me dije, porque esos niños, los adolescentes, adultos y ancianos que allí llegan, todos tienen el  mismo signo, una marca hecha con tinta indeleble; la marca  de  los recuerdos  vivos, la marca de todos esos recuerdos ya eternizados por la violencia.  

Ahora me llegan imágenes por montones, como la de aquel paciente que me mostraba su pómulo derecho completamente achatado por un disparo a quemarropa, pero antes que la deformación física y de ese estrés postraumático perenne, quedé perplejo y  estupefacto al descubrir que el victimario era su mejor amigo y que el  afectado aún seguía sin comprender la causa de semejante tragedia, una tragedia en donde lo único que cabía era el absurdo.

También llegan los enfermos por farmacodependencia, son adictos a las drogas que viven en constante lucha con el pasado, ese pasado que los persigue por todas partes, que los atormenta en el día a día sin fin. Llegan madres que muchas veces lloran y abrazando a sus hijos claman a Dios por ayuda.

También llegan las madres que aún son niñas. Pero recuerdo en especial a esta, diminuta y muy delgada. Su cuerpo había soportado un embarazo que no pudo llevar hasta el final porque su adolescencia terminó por oponerse. Era frágil y menuda con una desnutrición rebelde que la amenazaba cada segundo con quitarle la vida.

Algunos fueron paramilitares y lo confesaban con orgullo. Recuerdo aquel que me llegó frustrado por la muerte de Arnulfo Briceño;  locuaz y con una verborrea impresionante, me aseguró que lo había perseguido sin piedad porque quería matarlo, la obsesión había llegado hasta el punto de que dio por terminada su participación en el conflicto armado apenas supo la muerte del guerrillero.

De los adultos me acuerdo poco, pero de aquel señor solitario lo recuerdo todo. Tenía una carpeta verde entre sus manos y sacaba uno a uno los documentos para demostrarme el tamaño de lo que él consideraba como injusticia.  Mientras esto sucedía, su hijo de cinco años buscaba el espacio propicio para mantener su lúdica premeditada.  Aquel señor solitario comprometía en su narrativa a todo el sistema jurídico, insistía en la confabulación de su esposa con los jueces para desprenderlo de la custodia de su hijo, el único a quien amaba sin contemplaciones y sin reparo alguno.
El chiquillo reía insistentemente mientras se acomodaba entre las piernas de su padre. Pero este, aun sentado, se daba por desentendido e intentaba trivializar la situación. Por eso, me miraba fijamente mientras continuaba con su diatriba contaminada por el odio e infestada por el rencor. 
Yo también lo observaba con mucha atención, aunque ahí en un segundo plano, aparecía nuevamente la figura de aquel pequeño con sus movimientos alternantes de cadera.  Lo hacía sonriendo, como queriendo despertar la gracia acostumbrada de su padre…
¡Quédese quieto, carajo!
El niño se sorprendió al escuchar el grito desproporcionado de su padre quien le ponía fin a todo aquello que yo observaba por encima de mis gafas de miope.

Me sentí muy mal y sin saber qué hacer, preferí guardar silencio y limitar al máximo mi capacidad de sorpresa cuando me dijo. “Mi esposa me abandono doctor, fueron dos años de cárcel”.
Se levantó de su silla convencido de haber transgredido la norma de los quince minutos por paciente, se ajustó un poco el pantalón y acotó sin tapujos: “acabo de recibir la custodia de mi hijo, ¡esa hija de puta me acuso de abuso sexual!”.

jueves, 20 de julio de 2017

Un lugar de encanto, de realismo mágico

Un lugar de encanto, de realismo mágico 

Por Delia Rosa Bolaño Ipuana

En esta ocasión quisiera contarles una de mis curiosas experiencias que enriquecen mi ser, esta es una y realmente no quiero dejarla pasar. Jamichera, vía Maicao, paradero y Porciosa, realmente no sabía que existía en el planeta y menos en mi Guajira, llegar allí fue encontrarme con el realismo mágico de Gabriel García Márquez, fue encontrarme con esos cuentos de nuestro Nobel y que además enriquecen sus Cien años de soledad, y cada historia contada en sus obras e historias  increíbles que uno piensa no encontrárselas en este siglo, Jamichera qué nombre curioso, lleva este nombre puesto por sus habitantes, es un caserío de unas cuantas casas hechas de material de cartón, quien en un proyecto fue donado  por unos canadienses hacen aproximadamente algunos años, son unas casas que llegas y te llevan a la niñez, a esas casas de mentira, casas fantásticas de nuestros cuentos contados desde niños, miden aproximadamente unos tres metros cuadrados, no tiene puertas, ni ventanas, sus puertas son sábanas, sus ventanas de trapo, qué curioso, pero es así, le dije  mi amiga Leydis Mengual, rectora de Porciosa, quien también posee orgullosamente una de estas viviendas: 
-Óyeme, leydis ¿y ustedes viven así y no les da miedo este lugar, que les pase algo, a tus cosas, a tus niños  y a tu esposo? 
-Miedo de que? Aquí solo vivimos unos cuantos, somos una familia, todos nos conocemos y nos cuidamos -en eso llega un niño muy curioso a entregarle una hermosa Guacamaya que había salido hacia la casa vecina, se lo entregó y con esto me ratifica que realmente en Jamichera todos son uno solo-, lo ves, me sonríe, aquí nada se pierde, la seguridad de todos somos todos.

Me invito a conocer más de aquel curioso lugar, lógicamente accedí con gusto,  no podía haber estado en aquel lugar donde solo pensé pasar unos minutos y que luego de conocerlo no me quería venir, en Jamichera alcanzas a apreciar la Serranía del Perijá, donde aún la fauna y la flora besan las montañas y le pican el ojo a los  Jamicheros  y a cada poblador cercano. 

Eran solo tres calles en la que observas a los niños jugar al lado de la carretera nacional, donde pasan los carros sin mirar hacia esta población, ignorando, tal vez, lo mágico de este lugar, al que desde afuera se le ve como algo sin valor, pero que cuando pisas sus tierras entiendes su grandeza, sentí susto al ver a los niños jugar mientras pasaban los autos a millón, pero ellos ya estaban acostumbrados a eso, me imagino que hasta el peligro los ignora, bien por ellos, me dije, al ver a sus padres sonreír y observar su juego en aquel atardecer paciente de esta población, volviendo nuevamente en mí, llegue a una casita donde curiosamente, como todo lo de Jamiche, había una sala de Internet, como les dije era una pequeña sala de unos escasos dos metros, todo estrecho, alcancé a ver dos abanicos pequeños encendidos con un curioso ruido refrescar los dos computadores y la impresora, la sala está dividida por un pedazo de  cartón, que separaba la habitación donde estaba la curiosa cama del amable propietario, cubierta por una sábana trasparente con la que cubría tal vez para evitar bicho o insectos del lugar por la noche, era don Agustín, quien le dijo a mi amiga Leidis: siga profe, está en su casa, él siguió bajando unos bloques con los pretende aumentar el tamaño de su casa y evitar la estrechez con la que brindaba el servicio a su población, pero para ese lugar la sala era perfecta, aunque les comento que no solo eso me llamo la atención, pues vivo en San Juan, un municipio súper grande, avanzado y desarrollado en comparación con Jamiche, pero les digo que en mi barrio que es más grande, no encuentro una sala de Internet tan rápido como la encontré allí, curioso, real y mágico como lo es Jamichera. 
Finalmente, caminé con Kali hacia la carretera nacional, quien también venía muy nutrido de Jamichera, sé que ya tiene su poema dedicado a esta población, él es muy bueno inspirándose y más con los lugares y situaciones extrañas de la existencia. 

Caminamos y sentíamos que Jamiche nos despedía amablemente, al cruzar la carretera volteé y vi a sus habitantes cada uno en su actividad, a Leydis Mengual, mi querida amiga, que curiosamente hablaba con sus vecinos sin percibir que la observaba desde la distancia, nuevamente Jamiche para mí y Kali era aquel lugar misterioso que existe sin importar que otros sepan que existe, solo es Jamichera y nos le interesa el desarrollo, no les interesa que sepan que existe, solo quieren que  se interese por ellos  la tranquilidad y la paz, que estas  cuiden de ellos en cada puesta del sol. 
Este es Jamichera y así quieren mantenerse, hay mucho que contar, tal vez en una segunda oportunidad que pueda estar allá…les cuente más, solo fueron dos horas. 

martes, 18 de julio de 2017

Por el ojo de la cerradura

Contra toda evidencia, el cuento

Por Tito Mejía Sarmiento*

Diez años estuvo asomado a la vida sin detenerse un solo día, largas noches e incluso madrugadas,  el buen narrador cartagenero, Juan Carlos Céspedes Acosta para regalarnos 24 relatos compilados en su nueva obra titulada “Contra toda evidencia, el cuento”.

Sea el momento para hablar  de los  ordenamientos atrayentes  que
se hallan en el texto, de la magnífica prosa que irrumpe en algunos relatos con una fuerza poética, iconografías que el autor le ha pedido prestadas a su propia poesía, advirtiéndonos que el cuento nace precisamente para ser contado desde todo punto de vista sin importar su placenta. De capital importancia, el estilo dialogado y sencillo que emerge de hechos trágicos en muchos de estos cuentos con una leve influencia  de Edgar Allan Poe, Juan Rulfo, Franz Kafka y Ernest Hemingway, sin caer en la imitación sino en  la señalada teoría del Iceberg organizacional de sus elementos, donde la parte consciente de los personajes de Céspedes, despierta a la inconsciente a simple vista, más allá de los cánones dictados por la propia secuencia gradual elegida y, la imperativa brevedad de los relatos que entre otras cosas,  generan una profunda reflexión en el lector que se enfrenta de paso a una lucha existencial con el  amor, la traición, la muerte, el caos social, como si él fuese otro personaje más y cuya vida puede transitar transparentemente alrededor de la órbita sideral de la misma narración, es decir el reflejo de una identidad siempre en búsqueda de la cual nos habla Cortázar.

Acercarnos a estos cuentos de Céspedes, es de algún modo un acto placentero, un catálogo de experiencias propias a favor del género literario que nos lleva a una realidad llamada ficción, la misma  donde solo se construye un mundo sobre otro ya demolido de común acuerdo con la propia esencia liberadora de los condicionamientos sociales.

No dudo un segundo en recomendar este texto “Contra toda evidencia, el cuento” de Juan Carlos Céspedes Acosta, quien con seductora franqueza nos revela una narración prácticamente omnisciente  a través de 136 páginas que ocasionan la magia que se conoce con el nombre de literaturización de la realidad.

Arresto, calidad, misterio, intimismo  en su escritura, es lo que hallará quien desde ya desee penetrar en esta estancia de narraciones que a continuación relaciono en un orden de prioridad con todo respeto del autor, lo cual equivale a una aproximación subjetiva de los temas en cuanto a gustos: Éxodo, Anábasis, Fiona, El ruido, La dialéctica de la bala, Solo vine a morir a este pueblo, El último jacobino, El cerezo siempre florece, Los ojos de otros, mis ojos, Café para dos, El secreto de las puertas, Señales, El sexto elemento, ¿Alguien más quiere leer?, Por aquí es peligroso, Un crimen perfecto… 

Buena por Juan Carlos quien logró establecer  un adecuado contexto a través de las distintas historias que conforman este libro, allende de la deducción de la fábula y de  sus representaciones dionisíacas.

Tito Mejía Sarmiento*
Filólogo de Universidad del Atlántico, poeta y locutor profesional.

Bitácora

Frente a la ventana


Por Pedro Conrado Cúdriz

"va más allá y se atreve a todo. Si no se atreve a todo, no será jamás un escritor. No lo dijo Bolaño, pero imagino que una noche habría podido decirlo: Si vas a intentarlo, que sea a fondo. Si no, mejor que ni empieces. Puede que lo pierdas todo, hasta la cabeza. A pesar de los momentos horribles, será mejor que cualquier otra cosa que hayas imaginado. Te sentirás a solas con los dioses, y cabalgarás la vida hasta la risa perfecta. Es la única batalla que cuenta."  Vila-Mata

Y de pronto estás ahí parado en la mitad de la sala, peligrosamente perdido en medio de la red del tren de la vida o de todo lo donado por la hipermodernidad como bien lo dice el sociólogo y filósofo francés GillesLipovetsky, sin saber qué hacer frente al televisor de la mañana, frente al televisor del medio día, o frente al televisor de la noche, o frente al televisor de la madrugada, o frente a la vida con sus putitas esperanzas y con los colmillos del dolor de seguir vivo; sin saber qué hacer con el vacío y la nada pudriendo tus entrañas, sin saber qué hacer con lo que tenemos. Y caminas alrededor de ti mismo o alrededor de los muebles en un infernal espacio de cuatro metros, porque tu casa es una casita de palomas, buscando tocar el monstruo del malestar, sus espinas, sus burlas o sus silencios. 

Miras a través de la ventana y no ves nada, sólo palomas surcando los cielos y un gato de color gris echado boca arriba haciendo la siesta, o tal vez estás deprimido porque hoy a la caza de los ratones le faltaron dientes. Y recuerdas a Pligia registrando en su diario la inmovilidad: “Nunca pasa nada. ¿Y qué podría pasar? Es como si hubiera estado todo el mes de julio bajo el agua.” Este es el sentimiento, el cuadro emocional de un ahogado que lucha por su escritura. “Alguien te busca,” escuchas la voz de tu hija Lía, pero no te conmueves, estás absolutamente vagando y perdido en ti mismo, en trance y en silencio. Esto es seguramente el precio de estar vivo y lo piensas sin mucho convencimiento y lo escribes con demasiadas dudas, tan escéptico como un estadio de fútbol vacío. 

Antes te enteraste de las muertes de dos hermanos rebeldes y tontos con la vida, muy jóvenes y absurdamente jóvenes y piensas: “Cada día los jóvenes mueren más rápido, como si vivieran en guerra.” O recuerdas a Borges, en el poema aquel donde el  suicida dice: “Lego la nada a nadie”. Absurdo. Bueno, nada es absurdo, salvo que el vacío existencial sea ficción, el cuadro de una película menor. El vacío te persigue por toda la casa y como un monstruo invisible te sigue los pasos, pero teme adelantarse para evitar que lo descubras. Respiras tan profundo en el agua del fondo del mar, que ésta es inocua, buscas entonces aire fresco esperando que mañana sea otro día, porque el mañana siempre es otro día para los obsesos suicidas y para nosotros los mortales, que seguimos perezosos la ruleta de la vida. Y también recuerdas a Pavese en El oficio de vivir: “… es bonito irse a dormir porque nos despertamos. Es la manera más rápida de llegar al mañana.”

lunes, 12 de junio de 2017

Por el ojo de la cerradura

¿Y si Marco Coll Tesillo  hubiese  nacido en Argentina?

Por Tito Mejía Sarmiento

A raíz de la muerte del “Olímpico” Marco Coll Tesillo, gran jugador de fútbol profesional, ocurrida el 6 de junio de 2017 en su natal Barranquilla y, ante el alud de elogios superlativos por parte de la prensa hablada y escrita de nuestro país y de  todo el orbe a su notable carrera deportiva en muchos estadios, se me vino a la mente enseguida una pregunta con la cual doy  título a este escrito: ¿Y si Marco Coll Tesillo   hubiese  nacido en Argentina?

¿Qué hubiera pasado, se preguntarán ustedes, a lo mejor? Pues, conociendo  el valor, el ascenso social y el reconocimiento que los argentinos saben proporcionar a sus futbolistas, por lo menos: estatuas, monumentos, esculturas o escenarios se hubiesen levantado en su nombre desde el mismo año 1962, cuando le anotó en el estadio Carlos Dittborn de Arica, Chile (minuto 23 del segundo tiempo)  el primer y único gol olímpico que hasta ahora se ha  marcado en toda la historia de un campeonato mundial organizado por la Fifa, al mejor arquero del mundo según los entendidos: Lev Yashin (la araña negra), quien entre otras cosas, es el único guardameta que ha ganado el balón de oro. (Cabe destacar que  nuestro país participaba por primera vez en un campeonato de esa magnitud, igualando a cuatro goles con su similar de la Unión Soviética, cuya sigla era C.C.C.P. Tan importante fue aquel resultado que al año siguiente,  con la transparencia de los amaneceres y aún con el lenguaje del deseo vivo, en nuestra nación se rebautizó la semántica de esa sigla para mofarse de los Rusos por “Con Colombia casi perdemos”).

Pero lo enfadoso del caso, es que Marco no nació en Argentina, sino en nuestro país, donde la clase dirigente nunca le ha importado un bledo el bienestar de los futbolistas, sino los millones que entran con facilidad pasmosa en las  alforjas de la entidad deportiva. Y esto, estimados lectores, lo digo con conocimiento de causa porque en los últimos siete (7) años en la vida del “Olímpico”, tuve muchos acercamientos con él y con sus  cinco (5) hijos: Marcos, Mario Alberto,  Orlando, Fabián y Omar, quienes siempre me hacían hincapié de las promesas que nunca se cumplieron relacionadas por ejemplo con  una casa y una pensión por parte de la Adefútbol, hoy Federación Colombiana de fútbol para el “Olímpico”. Marco tuvo que irse a trabajar a las minas del Cerrejón en La Guajira para poder obtener una pensión y lograr de alguna manera capacitar a sus hijos.

Ojalá, a este exjugador creativo del medio campo que fue muy jovial con la vida, con toda su familia, con sus amigos(as), con el fútbol, que  se consideró un hombre muy creyente y sensible, al que le dolieron  las injusticias sociales en el mundo y para demostrarlo  cada vez que hablábamos me declamaba un  verso muy visceral de la poeta tolimense, Esperanza Carvajal Gallego: “...de nada nos sirve sentirnos más que los otros, si dentro llevamos el reloj que nos oprime por igual en esa batalla que nos  estruja el alma”, se le eternice la memoria bautizando con su nombre, el complejo deportivo que se está construyendo por parte de la Federación Colombiana de Fútbol sobre la avenida Circunvalar, en Barranquilla,  y se cumpla por fin con  la promesa de  su anterior presidente Luis Bedoya, quien eufórico ante la alcaldesa  de ese entonces, Elsa Noguera y miles de  invitados dijo: “sería un justo homenaje a Marco Coll,  una leyenda viva del fútbol internacional”.

Ojalá que el actual presidente de la Federación Colombiana de fútbol, Ramón Jesurún y el alcalde Alex Char, quienes entre otras cosas son barranquilleros, le cumplan  a Marco Coll Tesillo. (Que casualidad hay en la vida,  cuando el campeonato mundial de fútbol  se va a jugar en el 2018, justamente en los estadios de Rusia, el país más extenso del mundo y  a  cuya selección le marcó categóricamente el gol histórico). Si esto sucede, tengo la absoluta convicción de que Marco Coll Tesillo  los  aplaudiría  desde lo más alto del  estadio celestial con sumo placer y de paso, el mejor locutor deportivo de Colombia en todos los tiempos, Édgar Perea Arias, narraría con su vibrante calidad de siempre el segundo gol olímpico de Marco como en su momento lo hiciera Gabriel Muñoz López con el primero. “Ver para creer”, solía decir Santo Tomás.


jueves, 8 de junio de 2017

Bitácora

De las cosas de este mundo que quiero contar hoy

Permítanme usar de epígrafe la literatura para iniciar este texto con lo que el escritor Ramón Molinares Sarmiento, plasmó en su ensayo Exilio e identidad, publicado en la revista Latitud, mayo 14 del 2017: “Nos complace vernos en este espejo con nuestros defectos y virtudes; saber que los fundadores de Macondo eran intrépidos, emprendedores, soñadores, tiernos, amorosos, justos; gente con un alto sentido del honor y de la equidad, que construyó sus primeras viviendas de modo que todas disfrutaran de la misma frescura y de las misma música que cantaban los pájaros en las horas de más calor; pero también podemos ver en este espejo las peores atrocidades que puede cometer un hombre, alimentada por poderes de identidad difusa, sin sentido de pertenencia…”

O Lo que escribió Alonso Sanchéz Baute, en la Revista Arcadia, sobre La lectura: “La gente corrupta no cree en Colombia porque no sabe crear, porque no tiene talento para imaginar que se puede vivir sin robarle al Estado.” Revista Arcadia. 2017-5-15
*****************************************

Así como la intolerancia y el maltrato son actos deliberados, igual los actos de los corruptos, que omiten las consecuencias de sus conductas porque aspiran a seguir viviendo en la manigua de la impunidad.

Recuerdo varias cosas del pasado, por ejemplo, la compra y venta colectiva del voto, la voz de algún padre diciéndole al hijo, con voz queda, “dígale a ese man, que no estoy en casa,” o la voz de un amigo regresando de la infancia con la alegría en el rostro, porque el tendero le había dado unos centavos de más. En estos ejemplos, uno puede rastrear no sólo lo antiético, también la envoltura futura de la corrupción.

Poco a poco y con actos pequeños, contrarios a la moralidad familiar, civil o cristiana, se van formando los individuos, que años más tarde participarán de actos más graves de corruptela. Sujetos formados para ser depredadores salvajes (en la pradera de la sociedad) de las fortunas ajenas, ya sean públicas o privadas. Uno diría que seleccionan cuidadosamente la presa. Desde niños asistimos a estas escuelas difusas de la familia, el barrio o el colegio, donde no hay formas de discutir lo incorrecto, lo injusto, los dineros públicos, etc.

Los corruptos tienen pues escuela y también han ido a la universidad, a cualquier clase de universidad.

Somos como niños caminando en una ruta empedrada de seres salvajes, que todo lo toman sin hacer preguntas y al final todo lo pueden, cueste lo que cueste.

La corrupción es violencia vedada y es igualmente la representación de lo que somos individual o colectivamente. Nosotros hoy estamos representando la humanidad e igual una época triste y desfavorable para los ciudadanos inermes; somos hijos de todas las vergüenzas, las del pasado, las del presente y las futuras, igual herederos de los que roban y los que no roban, los que dudan y los que han decido vivir del lado del bien y también los que se han atrevido a regresar bolsas de dólares a sus dueños sin pensar en los resquemores de los que tienen alma de ladrones y los acusan de tontos.

La sociedad tiene sus actos demostrativos de carácter social, como el que abordamos en este texto, en el que nadie podrá tira la primera piedra, porque la acusación puede convertirse en un maremágnum. Es decir, muy pocos se salvan de la escatología corrupta para poder llevar a la práctica lo que propone Gustavo Álvarez Gardeazábal en una de sus columnas: “Hay que buscar cómo convencer a este país de que todavía se puede gobernar sin robar.” (1)

La naturaleza humana es dual, no homogénea; en su estructura compiten, luchan, el bien y el mal, la belleza y la fealdad. (2) Es quizá esta complejidad, lo que dificultad comprender en carne propia el desliz hacia el campo minado de lo antiético, o hacia el área feliz de lo ético. Quiero decir, la emocionalidad que existe en cada conducta, sea buena o sea mala. De cualquier manera, esta dualidad es la que les ha permitido a los estudiosos de la conducta humana, pensar que todos somos corruptos. Por las opciones, las oportunidades, las circunstancias históricas, las formaciones, los temperamentos, los entornos y el carácter.

Con razón para el hombre común es inexplicable que alguien se encuentre una bolsa grande de dólares, o cualquier otra cosa de valor extraordinario y lo regrese a sus dueños. Para la persona con alma difusamente corrupta, el robo no implica sentimientos de culpa, miedo, arrepentimientos, vergüenza, incomodidad, por el aprendizaje cultural de su “deshonesta sociopatía.” En tanto, el hombre que le regresa a otro una bolsa de dinero encontrada en su automóvil, siente una satisfacción enorme, un sentimiento de bondad profundo que lo enaltece frente a sí mismo y los otros. (3) Le funciona lo que dicen los neurólogos: el sistema de aprendizaje emocional anticipatorio: el pálpito que nos alarma frente el “peligro.” (4) El corrupto no goza de esta alarma, por el contrario, es egocéntrico, cínico e hipócrita, insensible, sin empatía, transgresor, desinhibido, audaz, mezquino, mentiroso, maniqueista, arrogante, desafiante, abusador.

No es fácil hablar de estas cosas, si no incluimos nuestra experiencia personal: ¿Cómo llegamos a ser éticos o antiéticos? En mi caso, fui criado en un hogar cristiano, que tenía perfectamente claro los límites entre el bien y el mal, afincados día a día con labia, rezos, regaños y ejemplos. No soy perfecto, porque nadie es perfecto; todos mentimos, me dice un amigo. Agregaría una anécdota, que ha sido un reto perenne para mí: Gloria Navarro, Defensora de  Familia, me dice con el humor negro de la amistad, que yo no sé si soy corrupto, porque nadie me ha puesto a prueba. Tiene un cincuenta por ciento de razón, el otro cincuenta por ciento, forma parte de mi vida, de mi lucha por no hacerle daño a nadie. Lo que tal vez quiero resaltar, es la formación de mi carácter, mis rebeldías, mis opiniones en contravía, mis irreverencias, mi formación intelectual e incluso mi ateísmo (No hay algo más decepcionante que ver a un creyente hacer lo contrario de lo que dictan sus creencias y la ley de su Dios. Si a esta persona no le sirvió su religión, a mí tampoco tendría por qué servirme. Mi ateísmo es pues una nueva búsqueda...) Esto me ha servido para saber cuál es mi lugar en el universo y ser consciente del daño que le causamos a la humanidad cuando provocamos el mal. Excúsenme esta digresión personal.

No puedo dejar de contar otra anécdota, que está en el corazón de lo que cuento: Una amiga mía, profesora de una universidad cachaca, me contó que un día le preguntó a un enamorado suyo de qué no era capaz y sin esperar respuesta, continúo: de matar, de golpear a los indefensos, de robar. Ella me dijo que el tipo no supo qué contestarle y desapareció de su vista.

Reconozco que algo primitivamente perturbador vive en mí. Hubo un tiempo, antes de ingresar al Icbf, que deseé varias veces ubicarme estratégicamente en el Paseo Bolívar y disparar desde aquel lugar oscuro de mí contra la inerme multitud, pero confieso que fue la escritura la que me ayudó a franquear el dolor desconocido que vive en cada uno de los seres humanos que habitamos el planeta tierra. Desde aquellos tiempos, vivo conscientemente luchando contra el mal, que tiene todos los rostros.

El carácter es el que guía, según Peter Singer, las actuaciones en “las elecciones radicales,” (5) que son aquellas conductas marcadas por los dilemas y, sobre todo, aquellas decisiones que nos ponen a prueba como seres buena gentes y probos.

Lo que debe quedar claro, “es que la corrupción es una condición y no una función,” una condición de la naturaleza humana y su relación con el entorno y las fuerzas de una cultura de masas centrada en el individualismo y el egoísmo, pero reforzado contra el mundo; egoísmo que se extiende de manera acumulativa y perversa en la sociedad. Ya hemos dicho, que algunos individuos se salvan de ser infectados con su veneno.
Es fundamental mencionar el Estado y el gobierno en el que vivimos, su estructura de juegos pirotécnicos para hacerle creer a los gobernados que se hacen los esfuerzos contra la plaga de la corruptela; tocar el clientelismo y los partidos políticos, que no son unos fenómenos y unos aparatos desligados del veneno inmoral de la descomposición, que es inoculado todos los días a la gente para robarles el alma sin el permiso de los sufridos. Con alguna pizca de razón, uno puede explicar porque los pobres y la clase media esquilman el erario público y al final o al comienzo, los gobernantes también, y lo más grave, lo permiten para que los dejen gobernar para siempre. Porque todos tienen el pecado en las manos. Porque así se genera una complicidad mayor entre los gobernantes y los gobernados, quienes por ser gobierno tienen los privilegios del poder: hacer lo no permitido. (6)

He aquí el modelo de imitación mayor. Uno escucha: “Si ellos lo hacen, nosotros también lo hacemos.” Esta es la escuela de la vida, superior a la otra escuela, que sigue viva y permeada por la inacción, la falta de autocrítica y la acriticidad.  El optimismo de Gardeazábal, puede ser una bofetada para los escépticos como yo, pero es necesario para no vivir en la completa oscuridad.

Bibliografía
1.        Gustavo Álvarez Gardeazábal. ADN, Barranquilla. Jueves 11 de mayo de 2017, pág. 8.
2.        Según la opinión de Moisés Wasserman, ex rector de la universidad Nacional, Dios, por la versión de Leibniz, “no podía haber creado seres humanos que tuvieran libertad pero que, al tiempo, fueran incapaces de hacer el mal,” porque ambos, el mal y el bien, carecerían de significado moral. Es la libertad o el libre albedrio entonces, los que determinan ambos fenómenos. En otra columna, del mismo Wasserman, uno colige que el mal por abominable, se oculta y se condena, mientras que el bien es el reconocimiento del buen ejemplo moral.
3.        Los seres humanos realizamos acciones que nos hacen sentir bien, se llaman acciones autotélicas, es decir, que la acción y la gratificación es lo mismo. Libro de ética de Fonbienestar, Icbf.
4.        “Los sentimientos, dice, el filósofo Guillermo Hoyos, en Adiós a las trampas, con anterioridad a los juicios morales, son como alarmas y sensores que tenemos instalados desde niños y nos alertan en un mundo en conflicto para que reaccionamos ante el mal…”
5.        Peter Singer: Ética para vivir mejor. Ariel, segunda edición.
6.        Eduardo Lindarte Middleton, Dr. en Sociología. La corrupción en Colombia. El tiempo, marzo 19 de 2017.

jueves, 18 de mayo de 2017

Por el ojo de la cerradura

¡Gracias por todo lo vivido, madre!

Por Tito Mejía Sarmiento

Hoy 18 de mayo de 2017, cuando se cumple un mes de tu partida y el tiempo en su rápida traslación parece disolver en breves remolinos la vida, te escribo amada madre, Eloina Sarmiento Charris, para decirte que el dolor de mi corazón sigue vigente en medio de  múltiples recuerdos tuyos: “Me parece verte caminando orgullosa, asida de la mano de papá, un domingo por la larga y ancha calle Granada de Santo Tomás, pareciéndote cerca lo que estaba tan lejos.

Aún está vivo el eco dócil de tu voz llamando a  Cipriano, Arnaldo, Bertha, Vilma y a mí para que comiéramos boronía, ese guiso de ancestro árabe andaluz que tan sabroso preparabas.
Me parece verte colgando la ropa lavada que el sol secaba antes de los festines de la tarde, envueltos entre el olor del chocolate y el té de toronjil que emanaba de una cacerola puesta en el fogón.

Vivo está el recuerdo, mamá, cuando me llevabas de la mano camino a la escuela primaria Antonio Nariño, y me regañabas porque yo pateaba en vez de recoger y comer cuanto mango caía de los árboles en el despuntar de la mañana.

Me parece verte asomada en la ventana en una de esas noches toledanas hasta altas horas de la madrugada, esperando a que   Alex, tu nieto pechichón, en el candor de las fiestas patronales en septiembre, llegase a casa para soltarle el consabido regaño provisto de cultas y sanas advertencias.

Me parece verte mientras caía un fuerte aguacero en el declinar del mediodía, prestándole la debida atención al viejo Tito, que recitaba de memoria ese bello verso libre que el escritor Ramón Molinares Sarmiento le regalara a Nelson como homenaje a su legado, que dice: Un hombre de puertas abiertas, por donde, sin pedir permiso, entraba todo el que quería a  cualquier hora del día o de la noche, y tú entonces, no podías disimular el dolor que escapaba de tus adentros al descubrir el vuelo de las palabras.

Me parece verte, amada madre, a pesar de tu demencia senil reciente, identificar al escritor amigo de la casa, Pedro Conrado por Moncho, apodo con el cual es reconocido  desde hace mucho años en el pueblo, y lo más sorprendente para mí, mamá, me parece  verte frente  al  espejo gigante que colgaba en la pared de la  sala  sonriendo al verte reflejada en él, tan bella en otro rostro, como si parecieras  ser la que huía, pero también la que se quedaba como la eterna guardiana”.

Confieso que mi piel de ahora en adelante se erizará en llamarada, ajena  a la raíz que la redime, al acercarse el mes de  abril de cada año  como si fuese una secuela temporal de un alma que a lo mejor se mostrará como un nómada de presentimientos : A mi hermano Nelson lo mataron un 29 de abril, cuando fungía como alcalde de Santo Tomás, mi papá César Eurípides, murió un 11 de abril y  ahora tú, vieja hermosa del alma mía, mueres un 18 de abril de 2017.

No quiero cerrar este panegírico sin antes decir, que no seré el mismo sin mi amada madre, pero estoy seguro que algo de ella me guiará por los buenos caminos de la vida,  como lo hacen las aves con sus críos cuando estos acusan fatiga en sus vuelos.

¡Gracias por todo lo vivido, madre! 

domingo, 14 de mayo de 2017

Los niños, resultado de lo que los mayores aportamos a su desarrollo...

Los niños, resultado de lo que los mayores aportamos a su desarrollo... 

Por Delia Rosa Bolaño Ipuana

Hoy escribo sobre este tema que nos tiene consternados no sé a cuántos, pero sé que como yo hay muchos, sobre la sexualidad, analizando los abusos que se vienen presentando a los niños y lo que dice el psicólogo Sigmund Freud, es un caso psicológicamente triste ya que antes que humano el hombre es un animal, muchos no pueden controlar su instinto, entra en confusión sexual y más si los traumas que tuvo de niño son superiores a su razonamiento y no ha tenido ninguna clase de ayuda psicológica.

Con mayor razón los adultos que tiene la capacidad de razonar deben tener cuidado con la orientación  de los niños, con el cuidado de los mismos, saber con quiénes  se dejan, ya ni en los de la casa se debe confiar, procurar hablar con ellos sobre los temas que hoy son relevantes y que les  ha causado mucho daño,  hasta el punto de interrumpir su inocencia, los padres de hoy no deben guardar temas sobre la realidad humana con los pequeños, esto puede permitir que no abusen de su inocencia, los padres deben comprender que estamos en un mundo acelerado, donde padre y madre deben salir a trabajar y deben dejar a la merced a los niños de cualquier persona, por lo tanto hay que prepararlos para enfrentar esta situación de soledad por la que deben pasar e incluso evitar que sus propios padres los toque, hay que hablar claro con los niños, brindarle total confianza.

Existen casos de abuso a los niños, maltrato y violación, unos han salido a luz pública por error de su culpable y otros aún quedan guardados en la pared de cuartos y lugares que desconocemos, unos por amenaza a los menores, otros porque los han callado para siempre, otros por silencio de otros adultos, casos que han quedado allí mientras los enfermos mentales siguen haciendo su fechoría como si nada.

La mayoría de estos abusos a menores sucede  cuando estos quedan solos y abandonados, sus padres deben salir o uno de ellos a trabajar, pienso que se debe reforzar la educación sexual y la orientación de jóvenes violadas o violados que crecen con esto guardado y llegan a tener hijos sin todavía alcanzar la mayoría de edad, la misma circunstancia de la vida los enferma y no adquieren ninguna responsabilidad,  dejando solos a los menores o tal vez hacen lo mismo que les hicieron a ellos  a los pequeños, hablo de los casos donde los padres han abusado de sus hijos y que desean revivir esto haciendo daño a su criatura, según Freud, el hombre en el momento de nacer y todo lo que el ambiente le proporciona va creando en el su personalidad y más si esta ha sido a base de violencia una manera de hacerlo saber que fue abusado  es llegar al punto de hacer lo mismo a un menor, la mente humana es su peor enemigo y puede ser también su mejor amigo siempre y cuando esta sea equilibrado o desequilibrada.

Por lo tanto a las entidades sociales de protección a menores les invito a multiplicar sus esfuerzos para la protección de los menores, orientando aquellos padres jóvenes que por descuido y falta de orientación sexual llegan a tener niños, esos  que no tuvieron una orientación sobre la vida en hogar y familia, aquellas familias vulnerables donde el hambre, la miseria, el desespero los envuelve en alcohol, droga y abuso a menores, esos seres pequeños que no pidieron venir al mundo, esos niños que desean vivir, que tienen sueños, que necesitan la oportunidad que usted no tuvo o tuvo, adultos a respetar a los menores, todos debemos respetos a los niños, si usted conoce algún caso no se quede callado, denuncie.

Las entidades como el ICBF, deben saber a quién va a entregar a los menores huérfanos pues también han sido protagonistas de abusos los niños que entregan, se debe estudiar la conducta de la pareja que desea adoptar y  saber  a quiénes ponen a que cuiden esos menores donde los tienen, buscar estrategia mejores que brinden garantía nuestros niños, podría hacer educándolos para que sirvan al país, no buscar cualquier familia entregarlos y listo cumplimos, no se le cumple al país cuando nuestros niños no  se le brinda lo necesario  a sus desarrollo para su futuro…

Mucho cuidado padre con sus hijos, madres de familia a cuidar a sus niñas y sus niños, son nuestra siembra lo que le demos a ellos será lo que recogeremos en el mañana…