sábado, 9 de junio de 2018

Por el ojo de la cerradura

Cada vez que dejo a Valledupar, seco lágrimas de despedida

Por Tito Mejía Sarmiento

Con sobrada razón e inmensa alegría, cada vez que le pregunto por Valledupar, al gran colega periodista, escritor y relator deportivo, Andrés Salcedo González   me canturrea con su educada voz,  la primera estrofa de la canción que le compuso y que  convirtiera en un clásico de la música tropical, el artista de  Juan Piña: “Valledupar,  edénico lugar que brilla bajo el cielo de la tierra mía. El corazón no puede soportar el tremendo dolor que da tu lejanía. Valledupar, el corazón confía a tus paisajes volver algún día. Valledupar coqueta y vanidosa. Yo volveré para cortar tus rosas”.

Y yo también, volví, después de 15 años, el 2 de junio de 2017, a raíz de una invitación que me hiciera el reconocido locutor de la Reina Estéreo en Barranquilla, Ricardo Peñaloza, con motivo del lanzamiento del nuevo trabajado discográfico del artista de música vallenata, Silvestre Dangond, quien entre otras cosas, demostró su excelente calidad interpretativa y carisma por más de dos horas en el escenario del parque de la Vallenata, que lo convierten sin discusión actualmente, y sin ánimo de herir susceptibilidades, en el mejor exponente de este género musical.

Quiero manifestar que ya antes había estado trabajando en la ciudad de los Santos Reyes, entre 1977 y 1985, como docente de Filología e Idiomas, en reconocidas instituciones (Instpecam, Loperena, Liceo Bolívar, Santa fe, Alfonso López) y locutor en Radio Reloj y la desaparecida Ondas de Macondo. 

Después volví en 2005, ansiosamente para gozarme en pleno el Festival Vallenato que ganara  Juan José Granados, y lo hago cada vez que quiero porque la belleza de la tierra del Cacique Upar siempre tiene una gran valía. El que llega allá necesita de un inmenso silencio como una especie de espejo vacío para que lo cope toda  palabra bien adjetivada. 

Valledupar es una ciudad muy atractiva, dinámica, bien planificada con unos paradisíacos lugares donde el turista no se cansa de escoger  y, lo único quizás que permanece quieto es el inmenso calor que hace las 24 horas,  por la escasa oscilación térmica anual. En esa geografía nacional, usted está a salvo por la hospitalidad de sus habitantes. La mujer  vallenata, por ejemplo, ama tanto con el corazón que el grifo gotea constantemente aunque permanezca cerrado, mientras se respira una melancólica canción de ausencias atiborrada de misterios o por el delirio de los estados de ánimos en el sentido más preciso de las cosas.

Cada vez que dejo al Valle seco lágrimas de despedida, por eso regresaré lo más pronto posible, porque parodiando al maestro, Andrés Salcedo González, "mi corazón no puede soportar el tremendo dolor que da su lejanía”. Pregúntenle al sociólogo Pedro Conrado, a su hijo Roberto, a mi hijo menor Ralson Mejía Berdugo, compañeros de esta aventura quienes al unísono manifestaron que Valledupar es  la más alegre manifestación de lo sucesivo. ¡Si no ha ido a Valledupar, hágalo hoy mismo, allí los deseos se cristalizan!

viernes, 11 de mayo de 2018

Por el ojo de la cerradura

Dirceu Darío Carrillo Caballero

Por Tito Mejía Sarmiento*

El alma de la mayoría de los moradores de la Urbanización Universal, Primera Etapa de Barranquilla, está inmensamente dolida por el lamentable fallecimiento de Dirceu Darío Carrillo Caballero, ocurrido en la mañana del miércoles 9 de mayo de 2018, en la vía que conduce a Palomino, Guajira.

Sabemos que todos tenemos que morir, solo que algunas veces puede ser más triste, más pronto como en el caso de este joven tecnólogo de profesión egresado del Sena, Barranquilla e Itsa de Soledad.

No quiero imaginarme como estará su padre, Humberto Carrillo o qué pensará su progenitora Martha Caballero, en estos momentos que sin lugar a dudas se eternizarán de padecimiento a partir de hoy. Enseguida me acuerdo del escritor y neurólogo Austriaco  Sigmund Freud, en la carta a Luis Binswanger, psiquiatra Suizo, escrita a raíz de la muerte de un hijo de éste, dice: “Sabemos que el agudo dolor que sentimos después de una pérdida semejante llegará a su fin, pero permaneceremos inconsolables y nunca encontraremos un sustituto”. Todo eso, porque la muerte transporta a los familiares a una crisis transcendental profunda que solo será superada con los hermosos recuerdos y emociones de Dirceu.

Por ejemplo, de mi mente jamás se  borrará, cuando él llegaba a mi residencia casi todas las noches para  que le explicara un trabajo de Inglés y yo le “mamaba gallo” cuando pronunciaba ciertas oraciones con su voz casi siempre velada de gruñidos. Tampoco 

olvidaré, cuando me decía que lo llevara a los estudios de Tropicana Estéreo, para ver en directo cómo yo  hacía el programa “El Concierto de la Salsa”, en el horario de seis a nueve de la noche de lunes a viernes. Dirceu, sin temor a equivocarme, era uno de los jóvenes en Colombia, que más conocimientos tenía del género Salsa, amén de una voluminosa discoteca  que cuidaba con sumo recelo.

Y también, en este banco de recuerdos, vivo está Dirceu, motivando anualmente los campeonatos de béisbol y fútbol inter barrios, en varias categorías, siempre mostrando su inimitable humildad acompañada de su infinita sonrisa. Yo siempre le decía que él era el dueño del corazón del barrio, porque siempre aparecía sonriendo en las fotografías.

¡Hasta siempre adolescente amigo, que una parte tuya quedará cautiva para siempre en nuestros corazones y jamás la deformará el olvido!

Un abrazo solidario, en nombre de los moradores de nuestra Urbanización, a todos sus familiares.

*Tito Mejía Sarmiento, docente, locutor, poeta (Colombia).

martes, 1 de mayo de 2018

Mundo real, no imaginario

Mundo real, no imaginario

Por Delia Rosa Bolaño Ipuana

Son las 10:00 a.m. y desde mi aula de clases empiezo a escribir lo que analizo sobre la situación política, social  y humano, y digo que es terrible lo que se puede observar en estas campañas presidenciales, donde existen diferentes grupos divisionistas, pero lo que da más tristeza es ver cómo los seguidores de izquierda o derecha se  ofenden sobre la vida y el rabo de paja de cada líder a quien siguen, bueno lo más curioso es ver cómo cada equipo defiende y tratan de tapar la culpa de su líder sacando los trapitos sucios y limpios del otro y lo más descarado  y sorprendente es ver cómo algunos de esos lideres han matado, han sido públicamente bandidos y ahora aparecen como la santa paloma y los que van a venir a solucionar la situación de todo un país según su ideal, la de sus seguidores y ver cómo el otro equipo se defiende de las acusaciones que les hacen y de las que aún no se comprueban, pero con la lengua podemos hacer historias fantásticas,  las ganas de imponer posiciones, cada quien tira para su lado, la mayoría de los candidatos se les conoce más por sus obras negativas y pasado sucio que por su buen nombre, el país está divido es lo más triste, quien apoya a Duque es paraco y quien apoya a Petro es guerrillero, ¿qué tal? 

Qué división. escuchar los debates donde a uno lo atacan todos por ser un t….de…U pero mejor no lo digo completo por que de pronto me ubiquen en cualquiera de los bandos, solo soy una colombiana que desea que vivamos en un país donde todos seamos uno solo, donde se respeten las diferencias, donde es necesario que exista ser diferente, ya que ello ha generado competencia, superación, libertad, la igualdad es aburrida, yo me dedico a escribir, mi estilo es diferente  a otros compañeros, como persona también soy diferente a otros, entre los ricos hay diferencias, entre los pobres también, ser pobre o rico es cuestión de existencia, no puedo  hablar de que el pueblo debe haber igualdad cuando yo soy un vivo ejemplo de desigualdad, no puedo hablar que el pueblo debe usar chanclas de 5 mil para que todos estén calzados mientras que con el valor del mío calzaría a mas de 1000 personas, no hay lógica entre lo que digo y hago, lo lógico seria empezar por vivir como los pobres como Lula, quien si es ejemplo de humildad, sin embargo nosotros los seres humanos somos tan incomprensibles por naturaleza y nos dedicamos a defender  las ideas y posición de los candidatos menos los interés reales de nuestro pueblo y gente.

Lo total es que hay que respetar las diferencias, vota por quien desees, si otra persona piensa votar por otro contrario a ti, eso que no te duela y no ofendas, la otra persona no puede pensar igual a ti, respeta eso, y si tu candidato no gana, respeta eso también, eso nos reafirma de que no todos pensaban como tú, soy maestra y que quede claro, no tengo porqué imponer mi pensamiento a mis estudiantes, ni mis inclinaciones políticas, eso jamás, lo que si me faculta la existencia es enseñarles a que sean libres, de elegir a quien les parezca más ajustado a la realidad y no a las historias fantásticas que solo podemos inventar los escritores, en mundos imaginarios y con personajes imaginarios, esto lo escribo respondiendo a un maestro que se refirió a mí diciendo que le enseño a mis alumnos, por que no estoy inclinada a su candidato, soy libre y por lo tanto eso enseño, a ser libres, no a manipular ni a sujetar personas.

domingo, 22 de abril de 2018

Por el ojo de la cerradura

Petro, el fenómeno político del momento en Colombia

Por Tito Mejía Sarmiento

He oficiado en más de tres ocasiones en calidad de maestro de ceremonias, en algunas plazas del Caribe Colombiano donde se ha presentado el aspirante a la presidencia de Colombia, Gustavo Petro Urrego y, el lleno sin hiperbolizar, ha sido impresionante, amén de la admiración y respeto que se le está profesando, lo que hace pensar que será el próximo presidente de Colombia. 

Personas de todas las edades y diferentes  estratos sociales permanecen por más de siete horas escuchando las propuestas del candidato de Colombia Humana. 

Petro pretende cambiar para el bien de todos (as)  el modelo extractivista y de retirar modelos económicos sustentados en la extracción de petróleo y carbón, para cambiarla por políticas agrícolas. Además, el fortalecimiento de lo público lo sustenta en la organización de la institucionalidad por medio de la educación pública, y la descentralización burocrática.

El candidato nacido en Ciénaga de Oro, Córdoba, Gustavo Petro, insiste en que pondrá en marcha las reformas para alcanzar una paz definitiva con equidad y libertad, reduciendo las distintas formas de desigualdad y de discriminación social. Para ello, implementará un nuevo pacto social y político, con amplia participación de todos los sectores, para superar definitivamente la guerra, para edificar una justicia autónoma y al alcance de la gente, para vencer la corrupción y procurar el buen vivir de los ciudadanos(as).

El candidato que se ha convertido en el fenómeno político en nuestro país, dice que implementará cambios profundos en el modelo económico, a fin de enfrentar la crisis ambiental. Dinamizará la economía mediante el fortalecimiento de la agricultura, la reindustrialización de sectores estratégicos, la transición hacia energías sustentables y la generación de cambio tecnológico. Petro arguye que es urgente superar el extractivismo que, acompañado de la tercerización de los sectores financiero, de transporte y de servicios, ha llevado al deterioro del aparato productivo, industrial y agropecuario nacional, provocando devastación ambiental, pobreza e inequidad".

Petro ha insistido en que hará de nuestro país un territorio socialmente justo, ambientalmente sano, sustentablemente productivo, con una población que confía en sus instituciones y participa efectivamente en el fortalecimiento de la democracia y de lo público. Su gobierno, entre otras cosas, se orientará hacia la garantía plena de derechos y hacia el reconocimiento de nuestra diversidad poblacional, social y cultural. En esa vía, Gustavo Petro garantizará el derecho fundamental a la salud de manera universal y equitativa y a la educación de calidad, pluralista, universal y gratuita.

Petro sigue llenando plazas, lo que lo convierte en el fenómeno político del momento en Colombia, y por supuesto en el más seguro presidente de los Colombianos.

jueves, 8 de marzo de 2018

Por el ojo de la cerradura

¡Maldito alzhéimer, aléjate ya de mi familia, por favor!

Por Tito Mejía Sarmiento

Desde hace más de tres décadas esta degenerativa enfermedad ha golpeado y llevado a la tumba a más de 15 miembros de mi familia tanto paternal como maternal y lo más sorprendente, es que todavía no quiere desprenderse de nuestro seno familiar. ¡Lo sigue succionando cuan láctico es! 

El más reciente caso es el de mi tío Néstor Mejía Pizarro, un hombre ilustrado en toda la extensión de la palabra: ingeniero forestal, abogado, políglota y  escritor, quien en una de esas noches de diciembre del año  2017, se acostó leyendo un libro, cuyo título sus hijos e hijas no quieren recordar y al día siguiente, se levantó bajo un carnaval de sonrisas que hasta ahora no ha podido domar ningún especialista en Neurología... Mi tío Néstor permanece obnubilado por el Alzhéimer, sonriéndole a su nueva forma de vida. Otro caso es el de mi hermana Bertha Mejía Sarmiento, quien desde hace año y medio se baña en el piélago de este, hasta ahora incurable padecimiento.

En estas noches de frío que rila el alma, te manifiesto, maldito alzhéimer, que conmigo sí te vas a joder porque mis neuronas están fortalecidas no por la raíz de mi madre, quien también atontaste y mataste sino por la de mi padre César Eurípides Mejía Pizarro, quien vivió 96 años con una lucidez superlativa envidiable. 

Sin embargo, escarbo el viento en el boscaje de las sábanas como una fracción del enigma en el pendulante cielo agazapado de mi memoria, y te digo con vehemencia que te alejes de mi familia.

Soy uno de los  sobrevivientes al que no va a hacer fácil tocar a su puerta, me cuido,  pero como es lógico sigo con mis miedos aglutinados en esta espaciosa  jungla de la memoria que devora. ¡Vete, maldito alzhéimer!, que aunque gima en el aire el profundo dolor de los misterios, un familiar arrodillado en casa, no dejará de hacer sus jaculatorias al cielo para que cese tu acoso de fuego, fuego que arde en medio de la lerda ansiedad encarcelada de  silencios, mientras la luna hace su paseo desprevenida sin verbalizar una frase.

¡Aléjate ya, te lo ruego mientras llenamos el vacío de las palabras olvidadas!

Vete ya, porque el tiempo al fin y al cabo no borrará las huellas de los nuestros, aunque surquen las horas y concibamos un dolor diferente al de los  griegos, quienes con su último muerto bañaban  en las profundidades del Lethe,  uno de los cinco ríos del mundo subterráneo,  para olvidar todos los recuerdos terrenales y, en donde las palabras se tejían sobre las propias cenizas, mientras los trastos de la aurora  se insinuaban  como una esfera extrañada de la realidad mitológica. 

¡Aléjate, aléjate ya, maldito alzhéimer de mi familia!

El alzheimer (al-SAI-mer) es una enfermedad cerebral que causa problemas con la memoria, la forma de pensar y el carácter o la manera de comportarse. Esta enfermedad no es una forma normal del envejecimiento.

El Alzheimer es la forma más común de la demencia. Demencia es un término general para describir la pérdida de memoria y de otras habilidades intelectuales y es tan severa que interfiere con la vida cotidiana del individuo. El alzheimer representa del 60 al 80 por ciento de los casos de la demencia.

miércoles, 28 de febrero de 2018

83 primaveras para la tierra que brilla

83 primaveras para la tierra que brilla 

Por Delia Rosa Bolaño Ipuana

Son las 10:00 p.m., hora de dormir, pero aún me siento desvelada, viene a mi mente esos momentos envueltos en arena proveniente de las brisas del Mar Caribe, que viví en la tierra que brilla, el obelisco que galantea al majestuoso sol, donde muchas veces me senté y se sienta todo aquel que desea por las tardes pasar un momento diferente y por las noches ver la luna y las estrellas iluminar la esperanza de un pueblo de raza y de casta.

Son las 10.30 p.m., sigo despierta recordando a mi madre, todas esas mañanas que junto a papá se levantaban para inculcarme la disciplina y responsabilidad que debía asumir desde niña, caminaba desde el Abuchaibe hasta el internado indígena San José, allí me esperaba la seño Chela (q.e.p.d) y cada una de las hermanas para impartir aquellos conocimientos que hoy les digo me han servido de mucho, ay, mi primaria, ya no volverás.

10:50 p,m., recuerdo las recomendaciones de mamá cuando me aconsejaba sobre el nuevo proceso que iniciaría en la Normal Superior Indígena de Uribia, todo fue diferente en esta nueva etapa de mi vida, la Normal esos 8 años entre la secundaria y el ciclo complementario, realmente supe aprovechar cada una de las experiencia que viví en las clases de cada uno de mis maestros, esos que engrandecen la formación de los maestros en formación de aquel 2001, la seño Rita y la didáctica, Noelia y la ciencias, Laura y la ética, la querida seño Josefina y sus trabalenguas que de verdad sirven para el desarrollo de la lengua, seño Virginia y las artes, mi querida Margarita Martínez con la lingüística excelente, me ayudó mucho, mis profesores del alma, Eduardo y los números, Mario con la geografía y la sociedad, profe Lucho (q.e.p.d,) con el disco duro, el profe Aristo y el inglés, las hermanas, Noelia y la vida cristiana, Emperatriz y en fin cada uno de esos maestros del 1994 al 2001 que aportaron en mí.

En la tierra que brilla tuve a mis mejores maestros o tal vez los supe aprovechar, cada uno de ellos aportaron a mi deseo y proyecto de vida.

Igual los consejos del señor Eliesar (q.e.p.d,) quien en su casa de teja en la esquina, siempre sentado en su mecedora, me brindaba una silla y hablamos de todo, me admiraba como yo a él y fue unas de las personas mayores de las que supe aprovechar para enriquecer mi ser, siempre felicitaba a mis padres por mí y cuando me fui de Uribia a continuar mi vida, el siempre preguntó sobre mi andar.

Mi tío chongavi (q.e.p.d.), otro al que escuchaba y que también tenía mucho que aportar y sabia que me gustaba aprender, un libro abierto de saberes.

Álvaro Badillo (q.e.p.d.) otro que admiré y me admiró, su humanismo y sencillez lo caracterizó, su ayuda y amor por el wayúu marcaron su nombre también la historia de la tierra que brilla.

Nora Diaz de Berte l(q.p.d.), excelente dama, a la que admiré y me admiró, mucha estrategia y sabiduría que también escribe su nombre en la historia de Uribia. Los festivales que lideró con gran capacidad, donde también me ubicó cuando dignamente todo mi pueblo quiso que lo representara como Majayut, creo que lo hice bien  y lo sigo haciendo bien, no como majayut, como me decía Milo, cuando me lo encontraba siendo niño en la plaza junto al obelisco disfrutando de las brizas del nordeste.

Son las 11:30 a.m., aún recorro a la tierra que brilla, el cielo de oportunidades que me brindó y que todavía me acompañan en mi trasegar.

En este momento me encuentro en la virgencita del Abuchaibe celebrando cada 16 de julio la fiesta de mi barrio, Beto y Yayi organizan, todos apoyamos, Deyanira, Beti, Vicente, Blanca, None, Roció, en fin, las fiesta aglomeraba al pueblo.

En este momento me ubico en la tarima Miraa, todos cantan la serenata y yo desde la distancia también, en caravana, encabezada por el señor alcalde Luis Solano, su esposa Jainet Badillo, sus hijas, las diferentes Instituciones educativas  y cada Institución gubernamentales rinde homenaje a los 83 años de historia de Uribia, la tierra del sol.

Son las 12:12 ya es 1 de marzo del 2018, un nuevo día y un nuevo año, feliz cumpleaños, Uribia y a todos los uribieros.

jueves, 1 de febrero de 2018

Por el ojo de la cerradura

¡Lupita, la perrita Chihuahua de corazón grande!

Por Tito Mejía Sarmiento

El 13 de agosto del año 2005, en medio de una inesperada brisa glotona de las ocho en punto de la noche que,  intentaba penetrar en la casa cada vez que abríamos puertas y ventanas, Jerime, una de mis hijas se presentó con un bolso amarillo de cuyo interior salía un  timorato gemido. De inmediato, le pregunte qué había ahí, y ella con recelo al ver mi ceño fruncido, respondió que una perrita chihuahua que le había regalado la famosa cosmetóloga y esteticista barranquillera, Magaly Vergara. 

Al comienzo, manifiesto con sinceridad que  no estuve de acuerdo con la traída de Lupita a casa, ese fue el nombre con el cual fue bautizada por Jerime, pero con el correr de los días, Lupita empezó a ganarse no solo el cariño mío sino de toda la familia. Es decir, se convirtió en la dueña y consentida de la casa por su inteligencia sui géneris, devoción, bondad, enormes ojos y por supuesto, su  arrollador carisma canino. Amén de su estado de alerta y tamaño que entre otras cosas, la hicieron rápidamente adaptable a una variedad de ambientes en derredor de  la casa, a pesar de su fragilidad  física.

Todos en nuestro hogar, teníamos que ver con el cuidado y cariño de Lupita, tanto es así que cada miembro de la familia, la llamaba de distintas maneras y ella acudía con inusitada atención a la respectiva solicitud, por ejemplo, Myriam le decía: “Guadalupe del Cristo”, mi otra hija Cinthya le redujo su nombre en “Pita” y yo, “Kunderito de papá”. De cualquier forma, Lupita centró toda su devoción precisamente en Jerime, su verdadera ama,  la que todos los días, la bañaba, le daba de comer, la sacaba a caminar,  la dormía, la pechichaba, la socializó cabalmente o para decirlo mejor  de otra manera, le estableció una fábrica de amor porque sabía que  la raza chihuahua  tiende a tener una naturaleza de clanes, prefiriendo la compañía de otros chihuahuas y no de personas, pero mi hija Jerime con el paso del tiempo se convirtió en su compañera fiel, así la luna tratara de derramar más casi todas las noches, su luz color de viejo saxofón a través de  la ventana del primer cuarto y unos carpines dorados del acuario de la sala, burbujearan sin descanso sus policrómicos líquidos. 

Lupita llegó a conocer con toda su documentación canina en regla, gracias a su dueña Jerime, varias ciudades de la Costa Caribe, del interior del país, incluso traspasó las fronteras hasta Ureña, en la República Bolivariana de Venezuela  para una época decembrina. Pero como dice un verso del poeta Pablo Antonio Cuadra: “… la muerte desde los tiempos antiguos ronda con un nuevo silencio y con un nuevo dolor”, nuestra Lupita, la perrita chihuahua de corazón grande, murió producto de los achaques de su edad, ciega y lastimosamente de una caída que se dio cuando nadie estaba en casa, a pesar de los ingentes esfuerzos de los veterinarios por salvar su vida,  el 16 de enero de 2018, dejándonos en el alma una persistente nostalgia sobre todo en cada una de las veladas del ocaso.

Tito Mejía Sarmiento, poeta, locutor y docente Colombiano.

jueves, 25 de enero de 2018

Atraco, secuestro y valentía

ATRACO, SECUESTRO Y VALENTIA 
(gracias wayunaiki)

Por Delia Rosa Bolaño Ipuana

4:00 a.m. martes 16 de enero, me levanto como una de esas pocas mañanas con la ilusión de estar pronto en casa de mamá, en la tierra del sol, Uribia, casa en donde viví uno de los capítulos maravillosos de mi existencia, barrio Abuchaibe Ochoa esquina.

Aunque mamá ya no está allí, sus recuerdos y los míos aún permanecen intactos como el primer día…

Son las 5:00 a.m. el café ya está listo, lo tomo con una pequeña angustia que me acompaña desde anoche, el olor a café llega a Rafa, el señor de la tienda vecina, quien me pide un poco, él, Kali y yo observamos mientras los perros: Camy, Toby y Julito juegan entre ellos, reímos y conversamos un poco.

5:30 a.m. miro el reloj de mi S6, brinco y digo es tarde, debo partir, rápidamente organizo mis cosas, agarro mis libros Lagrimas de Abril, Teichon y Marielita.

6.00 a.m tomo un carro de la empresa COCOPANDE, nos dirigimos a 4 vías, en camino observo unos videos de música que me entretienen un poco, se proyectaban de unas pequeñas tabletas que permanecen fijas en la parte superior los asientos del conductor y el copiloto.

9:20 a.m. ya estoy reunida con la encargada de cultura en Uribia, centro cultural Glicerio Tomas Pana, hablamos sobre el VI ENCUENTRO INTERNACIONAL LITERTURA AL MAR, HOMENAJE A LOS PERIODISTAS.

10:00 a.m. visité a mi querida comadre, con quien pude, de milagros, hablar con ella y dedicarle mi último libro MARIELITA LA TORTUGA Y PAKO EL ROJO CARDENAL, gracias a la querida Milaneth y mi hermana Esther pude ir a Uribia y sentarme con la comadre y así salude  a todos sus familiares y amigos que pude ver y estrechar abrazos, como a Milo, Rene, Riggy, Leidis, Deya, Coshi, Faradis y así amigos de infancia, de batalla, contarles un poco de mí...

10:40 a.m. llegué por fin a casa, estaban mis sobrinos jugando afuera, Sofi, Chinito, la viejita, la ovejita, al verme después de mucho tiempo, gritaban y saltaban de alegría, no pude evitar unas cuantas gotas de lágrimas de tristeza al no ver a mamá recibirme, solo papá salió a hacerlo, mis hermanos, mis cuñados, bueno llegue a casa a compartir unos minutos con ellos…

11:30 a.m. en Cuatro vías compré tres frichi, en la enramada de la Mona me comí uno mientras hablaba con unas paisanas allí. Unas cuantas fotos me tomaron ellas, tuve que indicarle cómo hacerlo, también me sorprendía cómo un carro del ejército vendía la gasolina que quitaban a los contrabandistas, ellas se quejaban de esta situación terrible en la que están algunos héroes de la patria, ya no solo son los policías, ahora también ellos, realmente es indignante ver y escuchar esto…

11:59 a.m. el susto, la sorpresa, seis wayúus fuertemente armados, nos detuvieron el carro donde me monte para  llegar a mi hogar nuevamente, alguien dijo: acelera, yo grité al conductor, a quien acompañaba como copiloto, noo, porque nos matan, detenga el carro, le dije super asustada, mi teléfono que cargaba en la mano, lo lancé bajo mi asiento, abrí la puerta y le entregue mi bolso a un joven paisano quien estaba encapuchado, mientras le entregué mi bolso, que estaba full de mis libros, le dije: en wayunaiki: wayuu taya (yo soy wayuu) paapa tuu puchekaka pain, puula takarlousu tawalachon(toma lo que te sirva, aunque no llevo sino mis papeles, hermano, me lo dejas por favor) tiró mi bolso a un lado y nos dirigieron al monte a los cinco que  íbamos,  todo el tiempo les hablé, aunque asustada al ver tantas armas apuntándonos sentí ganas de… sin embargo, una pequeña oración también me acompañaba, mis tacones los olvide, las ramas que me fueron arañando mis brazos y hombros, no me importaron en esos instantes, nos sentaron a todos, mientras el carro fue introducido al monte y revisado, alguien me decía háblales, pues ellos atendían a mis palabras, era la única que hablaba Wayuunaiki, les digo que desde ese día comprendí el valor del mismo, a todos los hombres los revisaron, les quitaron billeteras, dinero y celular, la única mujer era yo, cargaba mis reloj, mi anillo que pude quitarme mientras nos condujeron hacia otro lugar, los fui tirando como pista por si no volvía más… a uno de ellos les dije, jalainjana waya tawalachon, putawaya yaya (para donde nos llevan déjenme aquí), les dije.
-No pasa nada, ya se van, me dijo

Nos mandaron hacia el carro que estaba a unos cuantos metros de nosotros. Váyanse ya, nos dijeron, corrimos, me pude quitar mis tacones, salimos a la carretera nacional, estábamos en la vía privada de Cerrejón, acostumbro a tomar este trayecto, ya que es común que ocurra por Carraipia este tipo de situación , pero sucedió… ya libres, me dirigí hacia el punto inicial, me gritaban mis compañeros de viaje- vamos ¿para dónde vas?
-A buscar mis cosas, ellos me dejaron, pero en ese instante llegan los de seguridad de Cerrejón, quienes me decían también: vamos deje eso. - les respondí: no, no puedo y me adentré a buscar mi bolso, mi reloj y mi anillo, al salir me dijeron: -lo encontró, - por supuesto le dije, no vuelva hacer eso, me dijeron, arriesga su vida - lo sé, les dije, pero ya está hecho.

Perdí mi S6, si lo hubiera tenido en mi bolso aún lo conservaría, lloré dando las gracias a Dios por mi vida, por que regresaría a casa…

2.00 p.m. de nuevo en camino, no tenía cómo comunicarme nuevamente con mi familia quienes estaban angustiados al saber que estuve en peligro, muchos retenes nos detuvieron de militares y policías, quienes ahora se dedican en quitar los cuantos galoncitos o galones de gasolina que llevan los padres de familia que se levanta a diario a buscar el sustento, arriesgando su vida, mientras las vías están solas a merced de asaltantes, ¿qué sucede con los héroes de mi patria?, por favor, no caigan en tan bajas acciones, manténganse firmes en su misión de resguardar al pueblo.

21 de enero de 2018, en mi escritorio, con otro café, viendo a mis cachorritos, con mi pc y con un nuevo móvil escribo este suceso con el que arranqué este año, viva y dispuesta a afrontar los retos que ella misma me ponga.

miércoles, 3 de enero de 2018

Por el ojo de la cerradura

¡Gustavo Petro, el triunfo de la esperanza!

Por Tito Mejía Sarmiento 

Con la llegada de este nuevo año 2018, manifiesto públicamente que  votaré en las elecciones presidenciales por Gustavo Francisco Petro Urrego, (Oriundo de Ciénaga de Oro, Córdoba, 19 de abril de 1960).

Pienso sin temor a equivocarme que, este destacado político y economista colombiano, egresado de la Universidad Externado de Colombia, es el mejor candidato para este momento coyuntural por el que está vadeando  el país ya que los otros son “cucarachas del mismo calabazo” como decimos popularmente en la Costa Caribe.

Los enemigos de la ultraderecha con su maquinaria política lo han querido derrumbar inventándole cuanta porquería se les ha ocurrido en sus cabezas mefistofélicas, pero no han salido victoriosos porque Petro siempre  ha demostrado  su inocencia, pulcritud  y seriedad por encima de cualquiera trapisonda…

Quiero decirles amables lectores, que nunca  he cruzado palabras por teléfono  con Petro, ni lo conozco personalmente, pero  he seguido de cerca  su  trayectoria política desde hace más de dos décadas. Su calidad humana no tiene discusión y su inteligencia es reconocida no sólo en Colombia sino en el exterior por propios y extraños.

Tengo conocimiento que desde temprana edad vivió en  Zipaquirá, donde ocupó diversos cargos públicos.  En su juventud fue parte de la guerrilla del M-19.  Además, entre 1990 y 1991, fue asesor de la Gobernación de Cundinamarca. Junto a otros desmovilizados del proceso de paz, Petro fue cofundador del partido político Alianza Democrática M-19,  movimiento que participó en la Asamblea Nacional Constituyente de 1991 y, en consecuencia, influyó en la redacción de la Carta Magna. Con el apoyo del M19, llegó también a la Cámara de Representantes en 1991, por Cundinamarca. En 1994, aspiró a ser reelegido en la Cámara pero no alcanza suficientes votos. 

Posteriormente, Petro fue amenazado de muerte y decidió abandonar el país; es nombrado agregado diplomático  en Bruselas por el gobierno de Ernesto Samper, viajó a Bélgica junto a su familia; del mismo modo, otros ex-combatientes del M-19 fueron nombrados en embajadas europeas; Petro renunció a este cargo en 1996. 
Petro fue   elegido en las elecciones legislativas en el país, entre ellas la de Senador de la República por el Polo Democrático Alternativo, cargo al que accedió en las elecciones del 2006, con la segunda mayor votación del país. En el año 2009, tuvo que renunciar  de su cargo para aspirar a la Presidencia de Colombia, en las elecciones del 2010, en representación de la misma colectividad. 
Tras inconvenientes y diferencias ideológicas con los líderes del Polo Democrático Alternativo, abdicó a la colectividad y fundó entonces el movimiento Progresistas, para competir  por la alcaldía de Bogotá. El 30 de octubre de 2011, fue elegido Alcalde Mayor de Bogotá en las elecciones locales de la ciudad,  cargo que asumió el 1 de enero de 2012.

Les recuerdo que gracias a Petro, muchos políticos corruptos, paramilitares, llámense senadores, representantes a la cámara, gobernadores, diputados, alcaldes, concejales están en la cárcel ya que  tuvo el valor civil de cantarle la verdad con pruebas fehacientes  en sus propias caras sin en el más mínimo asombro de miedo. Petro denunció la presunta infiltración paramilitar en la Fiscalía General de la Nación durante la gestión de Luis Camilo  Osorio. 
Invito, pues, a mis queridos lectores que voten por Petro y no  por aquellos que  con un cinismo ciclópeo (porque después de pertenecer a los partidos políticos que han mancillado durante largos años a los habitantes de la nación, verbo y gracia, liberalismo, conservatismo, Centro Democrático, Cambio Radical, Partido de La U., recolectaron “las firmas necesarias para respaldar sus aspiraciones presidenciales”. Es decir, otra trampa mortal para nosotros. Bien lo dijo el columnista Felipe Morales Mogollón que “la proliferación de esas candidaturas deja en evidencia que no necesariamente se trata de una alternativa democrática, sino, por el contrario, una forma de pasarse por la faja la normatividad, la ley…”

La gran mayoría de los colombianos conoce hasta la saciedad que los partidos tradicionales están sobreviviendo desde varios años gracias a la burocracia, corrupción, al manejo de las famosas mermeladas, pero ya dejan mucho que desear como partidos desde el aspecto ideológico y organizativo. Entonces, llegó el momento de votar masivamente  por Gustavo Petro Urrego, el triunfo de la esperanza.

Tito Mejía Sarmiento - Filólogo, poeta y locutor

viernes, 8 de diciembre de 2017

Bitácora

Violación

Por Pedro Conrado Cúdriz

Hablemos del miedo y de la verga, del patricio que la cultiva desde niño para convertirla en un arma de muerte. Y no del pene, que remite a decencia, a vocabulario de infancia pudorosa, casta, niño débil.

La vagina de la niña, por el contrario, como la vasija de porcelana de casa, se cuida en extremo para que no estalle en ninguna parte, y debe prolongarse el cuidado en el tiempo para la época de la siembra.

Muy diferente a los genitales masculinos, que deben experimentar desde la imaginación infantil la fina puntería para los tiempos de la caza.

“Los niños, escribe, Charle E Blow, en The New York, y reproducido su artículo en El Espectador, serán niños y las niñas serán víctimas.”

En esto consiste la formación y la educación sentimental machista, en producir en serie victimarios sexuales (bestias) y víctimas, modelos desafectos, sociópatas afectivos, seres irresponsables y sin empatía, cazadores de fragmentos corporales (vaginas), depredadores sociales y asesinos.

La polla se luce en las fiestas, en la playa, en el número de mujeres e hijos que se tienen, o en las contertulias de vecinos donde se cuentan por cruces las desvirgadas, como en el otrora oeste norteamericano cuando los pistoleros contaban sus muertos.

La culpa es de la vulva, dicen algunos, que es descerebrada, exhibicionista, pantaloncitos cortos, atrevidos, falda corta, sonriente y provocativa. O como decían los abuelos: “El toro anda suelto.”

A las niñas entonces hay que protegerlas, no dejarlas salir solas, con trajes que le oculten el pudor, cuidarlas de cualquier clase de aventura en la calle.

En el caso colombiano, las violaciones no son el producto solo de organizaciones armadas. Detrás de estas fortalezas de machos está oculta, casi invisible, el falo o su poder destructor de almas, que ilumina como una vela, el fetiche sexual de la cuca, la adoración de la religión machista. Falta un altar para celebrar las desvirgadas, un culto sagrado con sacerdotes y acólitos; vale decir, una religión como las otras. En esa especie de religión sexual han sido nombrados hoy el guerrillero Raúl Reyes, el paramilitar Hernán Giraldo y el militar Raúl Muñoz.

Y no es la vagina con su forma y estética corporal la que atrae al depredador, es otra cosa que está en la esencia del criminal, en el pedófilo, en el abusador: el instinto sexual primitivo, aconductuado culturalmente para ver al otro o la otra como objeto de caza.
Blow afirma que somos “unos imbéciles a la hora de leer las sutilezas de la atracción o la aversión.” En la sonrisa de una mujer entonces, nos imaginamos lo que no es y en el rechazo, las pulsaciones están en un corazón egolátrico y resentido que no cree merecerse una negación de su sexo opuesto.

Toda una fina sensibilidad machista, mejor, una “enfermedad social” que toma el nombre de retaliación o vendetta sexual por el rechazo.

 El culto a la hombría es el culto al pito, pero también la adoración de la vulva. Es imposible comprender este fenómeno sociológico si no se entiende la función de la cuca en la vida del macho. Y ella, la vagina, es la excusa para dominar a la mujer. Entonces el sexo se convierte en el instrumento para el sometimiento, igual las instituciones del matrimonio y la familia, la escuela, la política y el ejército.

Con razón las mujeres ganan menos que los hombres, aunque hagan lo mismo en el trabajo; con razón su educación es podridamente sentimental; con razón a los hombres no los violan las mujeres; con razón las mujeres no caminan solas por el mundo; con razón, la sinrazón del sexo patriarcal es diferente de la razón del corazón de la mujer.

Para terminar esta “arenga” creo que la culpa no es de la vagina, es de la educación sentimental machista que se reproduce en una serie de hombres que invade, viola, abusa y a toda hora gusta escavar en el cuerpo de una mujer.